Nuestra identidad glífica

Compartir

El concepto de toponimia alude al análisis y el significado de los nombres propios que denominan lugares.

Esta disciplina forma parte de la onomástica, la especialización de la lexicografía centrada en los nombres propios.

La composición de la palabra “Naucalpan” proviene de las siguientes vocablos en lengua náhuatl: “nahui” que corresponde al número cuatro, “calli”, que significa “casa”, interpretado también como asentamiento humano y el sufijo pan, significa “en”.

Lo anterior nos ha sido interpretado como “En el lugar de las cuatro casas, o del cuatro casa”.

La tonalidad azul de la parte inferior representa el agua (atl en náhuatl); encima, se observa un cerro (tepetl); en color verde. Ambas palabras hacían una sola en náhuatl, el “altepetl”, que indica un asentamiento humano con un gobierno propio. Encima del cerro se encuentra en rojo, la representación de casa, y en naranja y café el número 4.1

De manera tradicional se ha señalado que los cuatro pueblos a los que hace referencia el nombre de Naucalpan son: San Esteban Huitzilacasco, San Luis Tlatilco, San Juan Totol­tepec y San Lorenzo Totolinga. Todos de origen prehispánico, ya que esta época no existía ningún asentamiento poblacional con el nombre de Naucalpan.

Jaime Orozco Parejas, Cronista Municipal

1 Rebeca López Mora, Naucalpan ante el bicentenario una mirada al pasado, México, H Ayuntamiento de Naucalpan, 2012, p. 7.

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Categorias
Suscribirte para recibir noticias

Recibe las noticias en tu correo.

Deje su comentario

siete + 13 =